Los extractos vegetales

Los extractos, son sustancias que se extraen de la planta seca y que en forma concentrada, poseen sus características esenciales, una forma de extraer  las propiedades fitoterapéuticas de las plantas,  es por medio de algún disolvente.
Podemos utilizar: Aceites, AlcoholGlicerina + AguaGlicerina + AlcoholPropilenglicol.Generalmente son de uso externo,  Son ideales como Aceites para Masajes o como ingredientes de cremas para el cuerpo y para el rostro, o también como ingredientes para la elaboración de champús y acondicionadores.
Es necesario conocer las propiedades específicas de las plantas que se utilizan para hacer un uso adecuado del extracto obtenido. Como también es importante elegir bien el disolvente para sacar el máximo provecho de la planta.
Las plantas que utilizamos en Mixtura y los próximos productos que sacaremos al mercado, llevan estas consignas:

El momento de la recolección condiciona notablemente la calidad y la cantidad de principio activo de la especie recolectada, y es preciso tener en cuenta una serie de factores que afectarán a como son:

  1. Edad de la especie vegetal: hay especies vegetales que tienen que ser recolectadas a una edad precisa para obtener mayor cantidad de principios activos
  2. La época del año: las estaciones y el clima influyen sobre la cantidad de principio activo pueda tener una planta
  3. Parte de la planta a recolectar: las plantas pueden concentrar el principio activo en toda la planta o en partes de ella.
  4. Momento del día: hay especies que deben ser recolectadas en distintos momentos del día para asegurar la concentración y calidad del principio activo

Y como sabeis los pigmentos no son todos del mismo orgáno de las plantas, así se recolectan los distintos orgános:

  1. Hojas: se recolectan cuando la fotosíntesis es más activa, es decir, cuando están verdes
  2. Flores: se recolectan antes o durante la polinización
  3. Capullos: se recolectan durante el periodo de prefloración
  4. Frutos: se recolectan cuando ya están desarrollados
  5. Semillas: se recolectan cuando el fruto ya está maduro, pero antes de que se abra
  6. Corteza: se recolecta en primavera y verano que es cuando hay más circulación de savia.

El momento de la recolección condiciona notablemente la calidad y la cantidad de principio activo de la especie recolectada.

*Edad de la especie vegetal: hay especies vegetales que tienen que ser recolectadas a una edad precisa para obtener mayor cantidad de principios activos.
*La época del año: las estaciones y el clima influyen sobre la cantidad de principio activo pueda tener una planta.
*Parte de la planta a recolectar: las plantas pueden concentrar el principio activo en toda la planta o en partes de ella.
*Momento del día: hay especies que deben ser recolectadas en distintos momentos del día para asegurar la concentración y calidad del principio activo.

Dependiendo del órgano éste, es recolectada de la siguiente manera:

Hojas: se recolectan cuando la fotosíntesis es más activa, es decir, cuando están verdes
Flores: se recolectan antes o durante la polinización
Capullos: se recolectan durante el periodo de prefloración
Frutos: se recolectan cuando ya están desarrollados
Semillas: se recolectan cuando el fruto ya está maduro, pero antes de que se abra
Corteza: se recolecta en primavera y verano que es cuando hay más circulación de savia
Raíz y rizoma: se recolectan en otoño, cuando finalizan los procesos vegetativos

 

descarga PARTES PLANTA

Hoy os dejamos un post de Maripi Gadet, experta en fitocosmética.
Esperamos que os guste y podáis saber mas de lo que pueden hacer los extractos vegetales en vuestra piel, cabello y cuerpo.

 

EL USO DE VEGETALES Y SUS PROPIEDADES

El uso de vegetales y sus propiedades para cuidar nuestra piel es cada vez más común, pues no sólo contienen vitaminas sino también fitoestimulantes de efecto revitalizador que dan un mejor aspecto a la piel y al cabello.

La fitocosmética, término que deriva de la palabra griega kosmein, es una amalgama entre la fitoterapia, aromaterapia y cosmética. En los últimos años se ha convertido en una sabia alquimia cada vez más demandada por un mayor número de personas. Se trata de una perfecta simbiosis de principios activos de origen vegetal, bien sea en tinturas madres, extractos, suspensiones, hidrolatos, infusiones, decocciones, aceites esenciales o maceraciones destinadas a formular productos cosméticos que aseguran resultados sorprendentes a la hora de solucionar alteraciones cutáneas.Los extractos vegetales

Los extractos botánicos vegetales fueron ingredientes comunes en los productos de belleza de las culturas más ancestrales de nuestra existencia, siendo utilizadas en la antigua China, África, Europa y América. Por principio activo vegetal nos referimos al extracto botánico, el cual puede estar formado por cientos de estructuras químicas, todas ellas procedentes de las diferentes partes de la planta: hojas, tallo, frutos, flores, bulbos, raíces o corteza. Extraer y sintetizar estas estructuras químicas sin que se pierda su actividad biológica y, por tanto, su eficacia es una ardua tarea que los laboratorios cosméticos han llegado a dominar muy bien. El método de extracción utilizado dependerá de la naturaleza y el uso que se quiera dar al agente botánico.

El valor cosmetológico de la planta se debe a la presencia de sustancias químicas que producen efectos fisiológicos y psicológicos en el tejido. Muchos de los principios activos son sumamente complejos y en algunos casos aún se desconoce su naturaleza química al completo. Otros principios han sido aislados, purificados, e incluso, sintetizados por la industria cosmética y farmacéutica.

La planta es una asombrosa factoría química de intensa y constante actividad. Los vegetales a través de la fotosíntesis elaboran y almacenan un gran número de proteínas, ácidos grasos, vitaminas y minerales. Además, transforman el dióxido de carbono y el agua en azúcares con ayuda de la energía solar y luego, a partir de su metabolismo, elaboran numerosos compuestos orgánicos.

El patrimonio del mundo vegetal es inmenso. Se estima que existen cerca de 800.000 especies, de las cuales tan sólo se conocen aproximadamente 300.000, y de éstas, al menos, el 15 % tienen un empleo terapéutico o cosmetológico. Cada vegetal podría estar compuesto por 10.000 moléculas químicas diferentes, así pues las posibilidades que nos da el reino vegetal son incalculables. En las últimas décadas ha aumentado progresivamente la búsqueda de nuevos principios activos por parte de laboratorios cosméticos, aunque parte del conocimiento de estas plantas proviene de su uso tradicional y de la cultura popular, fuente de datos imprescindible.

Efectos y beneficios

Gracias a la biotecnología los extractos o biomoléculas pueden incorporarse a soluciones y emulsiones o bien emplearse para preparar liposomas, fitosomas y fitoesferas. Con la fitocosmética se puede mejorar un problema de acné, conseguir una perfecta hidratación, aportar vitalidad y tono a la piel, regenerar, descongestionar, nutrir, relajar y tonificar. Sus efectos psico-aromaterapéuticos mejoran estados de estrés, cansancio emocional, falta de sueño o carencia de vitalidad. Una manera natural de cuidarnos que puede ir aun más lejos con la incorporación al mercado de productos de fitocosmética de origen orgánico.

En el centro de estética podemos beneficiarnos de las cualidades que las plantas nos ofrecen a través de su contacto con la piel y su consecuente absorción. También podemos utilizarlo a través de la inhalación a través del vapor que llega a los pulmones, como en el caso de los aceites esenciales utilizados en aromaterapia.

Los aceites esenciales son el alma de la planta y constituyen el medio por el cual se transmiten sus propiedades naturales que, por su actuación en el plano emocional y fisiológico del ser humano, son muy importantes para el tratamiento de las distonías neuro-vegetativas y los desequilibrios psicofísicos. Además, su facilidad de absorción en la piel permite que los componentes activos penetren directamente en el organismo, equilibrando y armonizando todo el sistema a través de los meridianos energéticos, la circulación sanguínea y linfática, las células, los tejidos, los órganos, los aparatos y los sistemas nervioso. Hay que tener en cuenta que también generan efectos psico-aroma terapéuticos que mejoran estados de estrés, cansancio emocional, falta de sueño, carencia de vitalidad, e incluso, pueden aliviar un resfriado. Cada aceite esencial ofrece unas posibilidades diferentes.

El trabajo con materias primas naturales, además de asegurar resultados prácticamente libres de riesgo y sorprendentemente efectivos, implica establecer una equilibrada alquimia armonizante entre el ser humano y la naturaleza, disfrutando de los privilegios de las más novedosas investigaciones, pero preservando una vida más natural y acorde con nuestro entorno. Diferentes estudios aseguran que en los vegetales no sólo hay una presencia de vitaminas sino también de fitoestimulantes de efecto revitalizador, por ello, la fitobiologia se encarga cada vez más de cuidar el estado de la piel a través de las plantas.

Los aceites vegetales, además de contener distintos porcentajes de ácidos grasos esenciales, esconden importantes cantidades de vitaminas y principios activos que resultan excelentes para el cuidado de la piel y el cabello. Básicamente, todos nutren y revitalizan. También favorecen la hidratación, ya que ayudan a retener la humedad. Forman sobre la piel una especie de barrera impermeable que, además de proteger la epidermis de las agresiones externas, evita que la humedad se evapore, permitiendo la transpiración.

Pero no todos son iguales: unos son ricos en antioxidantes, otros mejoran la elasticidad, los hay que protegen de las radiaciones solares, y algunos, incluso, ayudan a evitar las estrías. Muchos de estos aceites sirven como vehículo para diluir en ellos aceites esenciales, que al ser muy concentrados no pueden ser aplicados directamente sobre la piel.

Aplicaciones

Cada aceite tiene un uso específico. El terapeuta debe de aplicarlo dependiendo de los resultados que se pretendan obtener. Combinándolos se puedan mejorar problemas de acné, conseguir una perfecta rehidratación, aportar vitalidad y tono a la piel, regenerar, descongestionar, nutrir, relajar y tonificar.

Veamos algunas de las propiedades:

Los principios activos extraídos del sésamo se utilizan para elaborar fórmulas destinadas al tratamiento de la flacidez y resulta un gran revitalizante cutáneo.

La hierba de San Juan se caracteriza por sus propiedades antiinflamatorias y astringentes.

El clavo actúa como anticelulítico y ayuda a quemar las grasas del cuerpo.

El geranio tiene propiedades hidratantes y regeneradoras.

El hinojo es estimulante y disipa las arrugas.

El incienso es rejuvenecedor y retrasa el envejecimiento.

La madera de rosa es un excelente relajante muscular.

El mirto mejora las pieles con acné.

El neroli es adecuado para el cuidado de las pieles grasas.

Las algas activan el metabolismo.

La Aromaterapia

Es una de las opciones más naturales para cuidar la piel. Las investigaciones siguen catalogando a esta técnica como uno de los tratamientos de mayor eficacia para el cuidado y bienestar personal. La aromaterapia es un antiguo método de curación y belleza en el que se utilizan aceites esenciales y otras sustancias aromáticas, generalmente de origen vegetal. Dependiendo del estado de la piel y de las necesidades del paciente se aplicarán una u otra combinación de aceites esenciales.

El aroma de las flores se debe a los aceites esenciales que éstas contienen. Los aceites se extraen por destilación de plantas ricas en sustancias aromáticas o por prensado, como es el caso de la fruta. Las resinas se obtienen por exudación, realizando pequeñas incisiones en la corteza de árboles y arbustos resinosos. Se utilizan para ello distintas partes de las plantas, desde la corteza a las raíces, pasando por las flores, las hojas, los frutos, las semillas, e incluso, la madera.

Origen y extracción de los aceites vegetales

La forma más tradicional de extracción es a través de alambiques. Los aceites vegetales vírgenes de primera presión en frio conservan intacta la totalidad de su riqueza en ácidos grasos esenciales. Algunas esencias son de origen animal, como el almizcle, que procede del celo del ciervo almizclero del Tíbet, y el ámbar, extraído del cachalote.

Los hidrolatos aromáticos o aguas florales son destilados en vapor de agua. Los extractos lipídicos se obtienen a través de la maceración en aceite de la planta elegida, que posteriormente se someterá a presión en frió. De esta forma, los principios activos liposolubles pasan de la planta al aceite vegetal, consiguiéndose así un aceite con las propiedades terapéuticas de la planta aromática.

Por: Maripi Gadet

Por último queremos dejaros una joya de la literatura; se trata del libro Palestra Pharmaceutica, de Felix Palacios, 1678-1737. Que puedes encontrar aquí.
Palestra pharmaceutica chymico-galenica, es una obra en la cual se trata de la elección de los simples, sus preparaciones chymicas y galenicas, y de las mas selectas composiciones antiguas y modernas, usuales tanto en Madrid como en toda Europa, descritas por los Antiguos y Modernos con las annotaciones necessarias y mas nuevas que hasta lo presente se han descrito, tocantes a su perfecta elavoracion, virtudes y mejor aplicacion en los enfermos …
¿Te ha gustado? ¿Has aprendido algo interesante que desconocías?
Cuentanos que te pareció este post.
Wear
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s